ENG

 

Buscar

 

contacto

Contactar con el IAC

Carlos Saura "Iberia: territorio raíz" en Juan Silió Madrid

Carlos Saura: Serie Castilla, 1957. Fotografía en blanco y negro. 29x42 cm ©Carlos Saura.

La galería Juan Silió presenta la exposición "Iberia: territorio raíz" con fotografías de Carlos Saura (1932-2023) que parten desde los años cincuenta del siglo XX hasta las primeras décadas del XXI.

Comisariada por Alicia Navarro, presenta un recorrido partiendo de la estructura musical diseñada por Isaac Albéniz para su famosa suite Iberia, entre 1905 y 1909: Cuaderno 1, Cuaderno 2, Cuaderno 3 y Cuaderno 4. De este modo, se articulan nuevos diálogos explorativos entre las imágenes documentales y escenográficas de Saura en torno a su visión de Iberia. Un evocador recorrido sobre conceptos como territorio, pueblo, mística o jaleo que subyacen en multitud de trabajos fílmicos y fotográficos del artista oscense.

Inauguración: viernes, 31 de mayo desde las 19h.

Fechas: 01/06/2024 -31/07/2024

Horario: Martes - viernes: de 11 a 19h. Sábado: de 11 a 14h. 

C/ Doctor Fourquet, 20. Madrid.

Carlos Saura: José Menese. "Flamenco", 1995. ©Carlos Saura

Iberia: territorio raíz

Venga jaleo, jaleo
ya se ha “armao” el alboroto
y ahora empieza el tiroteo [i]

Carlos Saura creció en una España asolada, un suelo viviente y mutilado en el que los niños no sonreían. Lleno de pinos esqueléticos, animales muertos, cunetas, horizontes en llamas… una realidad territorial dispuesta bajo un cielo tan pesado como gris que era visitado, de tanto en cuanto, por un sol pálido. Iberia debía ser reconstruida. Así, en octubre de 1941, cuando Saura tiene tan solo nueve años, se crea dentro del Instituto Nacional de Colonización (INC) el llamado Servicio de Arquitectura. Más allá de lo turbador que nos resulte la existencia del propio Instituto e incluso de su nombre, España inició su reconstrucción territorial e identitaria. Obviamente sin cuestionarse ¿si debían blanquear —que no sanar— las muchas equimosis de unos suelos y unos cuerpos vivos pero maltrechos? Una vez más, los organismos estatales no quisieron prestar atención a las profundas heridas históricas que aún hoy nos traspasan. Desde la colonial hasta la actual preocupación por el extractivismo de recursos naturales (especialmente en la época los recursos mineros).

Si la arquitectura fue un medio artístico fuertemente instrumentalizado por el poder nacional, el flamenco tampoco se salvó. Articulándose como un tópico edulcorado sirvió para afianzar el puritanismo (activado como purismo o pureza) de los valores morales de una nación, aún si cabe, más encorsetada. Pero las artes siempre encuentran la fisura subversiva, esa forma de escaparse de la norma por la puerta de atrás, de contribuir al cambio y generar revolución. Bien sea al son de una copla cantada por Carmela ataviada como alegoría de la República o frente a las milicias nacionales. Y es justamente aquí, en la creencia de que el arte es un medio capaz de transformaciones positivas donde el trabajo fotográfico y fílmico de Carlos Saura adquiere su mayor sentido. Iberia: territorio raíz es un espacio de reflexión sobre cómo la imagen sirve para construir identidades (la oficial, su contrapunto oficioso, otres). Porque no hay una sola Iberia, sino muchas. Tanto en la suite de Albéniz como en los trabajos de Saura lo importante es anudarse a las formas de sentir, hacer y habitar con el territorio; y no sobre él.

 

Carlos Saura: Israel Galván. "Flamenco, Flamenco", 2010. ©Carlos Saura

 

Carlos Saura es uno de los cineastas españoles de mayor renombre internacional. El tres veces nominado al Oscar ha cultivado desde pequeño una gran pasión por el arte. No en vano, su madre era pianista y su hermano, pintor. Cuando era adolescente se interesó por la fotografía, actividad que ha seguido desarrollando en algunas de sus películas. Saura se matriculó en el Instituto de Investigaciones y Estudios Cinematográficos, tras abandonar la carrera de Ingeniería Industrial.

En la década de los 60 comenzó su etapa más importante como cineasta, alzándose con el Oso de Oro del Festival de Berlín por La Caza (1966) y con el Oso de Plata por Peppermint Frappé (1967). Más adelante llegarían las también galardonadas Cría cuervos (1976) o Carmen (1983), nominada al Oscar, y el definitivo reconocimiento español en 1990 con ¡Ay, Carmela!, con la que ganó14 Goyas y los Goya al mejor director y al mejor guion adaptado. En 1979 consiguió una nominación al Oscar por Mamá cumple cien años, que se llevó el Premio Especial del Jurado en el Festival de San Sebastián. Además de otra nominación al Oscar por Tango.

Io Don Giovanni (2009), Flamenco Flamenco (2010), Argentina (2015), Renzo Piano un arquitecto para Santander (2018) o El rey de todo el mundo (2021) son algunos de los últimos trabajos en el cine. Además, ha dirigido en cinco ocasiones la ópera Carmen en Spoleto, Stutgart, Florencia (Maggio Fiorentino) y Valencia y Don Giovanni en la ópera de A Coruña. Recientemente ha llevado a escena El coronel no tiene quien le escriba una obra adaptación del texto de Gabriel García Márquez, y La fiesta del chivo de Vargas Llosa además de numerosos musicales como Flamenco Hoy (2006) o Flamenco India (2015).

La fotografía y la pintura han sido sus otras grandes pasiones. Como fotógrafo ha realizado numerosas exposiciones, la última Carlos Saura y la Danza en el Centro Cultural Fernán Gómez, inaugurada en marzo del 2021. Como pintor ha realizado numerosas exposiciones de sus denominados “dibujitos” y “fotosaurios” (fotografías intervenidas), además de diferentes colaboraciones con otros artistas y entidades; las últimas han sido la portada del último disco de C Tangana, El Madrileño, y la edición limitada de fotosaurios con el reconocido artista Javier Calleja. Hasta sus 91 años, Carlos Saura estuvo pintando, fotografiando y creando. El 10 de febrero del 2023 falleció en su casa de Collado Mediano y una semana después se estrenó su última obra de teatro Lorca por Saura.

_

Alicia Navarro es curadora e investigadora independiente. Es MA en Historia del Arte Contemporáneo y Cultura Visual (UAM-UCM-MNCARS), MA en Pensamiento Contemporáneo y Narrativa y Artes (ECH-Madrid). Miembro investigador de proyectos I+D adscritos al CSIC (Consejo Superior de Investigación Científica). Su trabajo bascula entre los estudios de danza y las prácticas artísticas generando narrativas descentradas y expandidas cuyo eje vertical son las problemáticas de las minorías o los factores de diferencia impuestos por el mundo hegemónico. Destacan sus proyectos sobre estudios de género y flujos decoloniales aplicados al flamenco o a la historia de la danza, entre ellos Negritud: las memorias fronterizas del flamenco (Museo Picasso Málaga, Museo Carmen Thyssen y Bienal de Arte Flamenco, 2023) o Danzar en el museo ¿es eso lo que queréis? (Centre Pompidou Málaga, 2022). Es autora de publicaciones como La mujer jonda: danza y abstracción (UGR, 2023), así como, Truco, Cosmos y Fenomenología (Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 2022) o Cuerpo feministas, cuerpos fragmentados y cuerpos adheridos en la estética flamenca (MACBA, 2012). A su vez, es Asesora científica de artistas, entre otros trabajos, en Te dejo la profundidad de la artista Leonor Serrao Rivas (2024), o Tablao de Ernesto Artillo, con la colaboración de Rocío Molina, Niño de Elche, Yerai Cortés, Raúl Cantizano o Andrés Marín (C2M, 2023/ Condeduque, 2024).

Más información www.juansilio.com

[i]  Anda jaleo es una copla de tradición popular. En 1931 fue grabada por el sello discográfico La Voz de su Amo con los acordes de piano de Federico García Lorca y la voz de la bailaora Pilar López La Argentinita. También fue popularizada por la voz de la Niña de los Peines y al toque Melchor de Marchena.