ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

Carta al rector de la Universidad de Alicante para denunciar el desmantelamiento del Museo y el despido de Aramis López y José Luis Martínez.

Madrid, 10 de enero de 2013

A la atención del Sr. Rector Magnífico de la Universidad de Alicante, don Manuel Palomar Sanz:

Estimado Sr.:

Le escribo como Presidente del Instituto de Arte Contemporáneo para expresarle nuestra preocupación, en relación con el desmantelamiento de una infraestructura museística y expositiva de interés nacional, como el Museo de la Universidad de Alicante, y en relación con el despido de Aramis López y José Luis Martínez, técnicos superiores de dicho museo.

El Instituto de Arte Contemporáneo que presido es una asociación cultural sin ánimo de lucro, integrada por más de cuatrocientos profesionales del mundo del arte español contemporáneo que trabaja por la racionalidad y la transparencia en la gestión de los recursos públicos del Estado español, dedicados al arte contemporáneo, así como por la promoción y la proyección internacional de los artistas plásticos españoles. Socios del IAC son los directores de los principales centros y museos de arte contemporáneo de toda España, los principales galeristas, más de ciento cincuenta artistas y numerosos críticos, gestores culturales, comisarios de exposiciones y coleccionistas.

Quisiera recordarle que el Museo de la Universidad de Alicante se inauguró en 1999, con la idea de crear un espacio dedicado al arte contemporáneo que complementara la formación integral de los estudiantes universitarios, del alumnado no universitario, así como de los docentes y de la ciudadanía en general de la provincia de Alicante. Pues en aquel momento no existía en Alicante ningún centro de esas características con una programación estable. El propio Museo, obra del arquitecto alicantino Alfredo Payá, constituye en sí mismo una obra de arte interesante que, en 1998, fue valorado como una de las construcciones europeas más importantes del año, como lo demuestra el hecho de que el proyecto fuese seleccionado como finalista para el importante premio internacional de arquitectura Mies van der Rohe.

El MUA inició una colección propia, cuyo núcleo inicial fue la obra gráfica integra de Eusebio Sempere, y de allí pasó a incorporar obra de autores alicantinos y valencianos de varias generaciones. La colección contiene originales de Pablo Picasso, Joan Miró, Eduardo Chillida, Eusebio Sempere, Arcadio Blasco, etc. Y en algún momento el museo contó incluso con una asignación presupuestaria para adquisición de obra y para la consolidación y ampliación de la colección.

En lo referente a la producción de exposiciones temporales, el MUA tuvo una actividad muy reconocida en todo el Estado español, hasta aproximadamente la mitad de la década pasada. Joan Fontcuberta, Carlos Pazos, Daniel Canogar, Daniel G. Andújar, Paloma Navares o Dis Berlin, entre otros, fueron algunas de las exposiciones de artistas individuales que allí se presentaron. Entre las exposiciones colectivas, la Colección Rafael Tous, o la exposición sobre arquitectura, con fotografías de Catalá Roca y de Oriol Más Pons, y otras muchas, tuvieron una importante repercusión de ámbito nacional. El MUA además desarrolló un interesanteprograma expositivo que trasladaba líneas de investigación universitarias a proyectos expositivos, lo que entones se llamó Museo-Investigación. Proyecto que pretendía ser la base de una tipología nueva de exposición, con claro marchamo universitario. Todo ello, sin descuidar la promoción de jóvenes artistas.

Con los sucesivos cambios de equipos rectorales, entre los que ya no había un apego al proyecto inicial del museo universitario de arte contemporáneo, se fue pasando de una situación ejemplar, en el espacio universitario y artístico español, a una programación más localista que ya no generaba el interés del público.

En definitiva, el MUA ha ido siendo desmantelado en los últimos años, hasta llegar al actual periodo de absoluta inacción y de claro alejamiento de lo que fueron las líneas de una programación de calidad, con el abandono incluso del interés por la conservación y ampliación de la colección de arte contemporáneo.

En su lugar, las instalaciones del MUA se están utilizando actualmente para docencia de postgrado, información al alumnado, cursos y eventos, etc., pero en general para ninguno de los fines para los que el museo fue inicialmente concebido.

Le escribo finalmente para manifestarle además mi preocupación por el despido de los dos técnicos superiores que en dicho museo trabajaban, Aramis López y José Luis Martínez, profesionales de prestigio nacional que, hasta ahora, venían realizando tareas de coordinación y gestión del museo, de su colección y de las exposiciones temporales que en él se han organizado. El esfuerzo por consolidar un proyecto como el Museo de la Universidad de Alicante es absolutamente universitario y como tal debería de respetarse. Le pedimos por ello que reconsidere su decisión y acuda a los profesionales que en otro tiempo gestionaron de forma brillante el MUA.

Quedo a la espera de su respuesta.

Reciba un cordial saludo

Miguel Cereceda

Presidente

Instituto de Arte Contemporáneo