ENG
Buscar
contacto

Contactar con el IAC

"El universo en una caja". Abdó Martí en Galería Sicart

Fechas: del 11 de febrero al  31 de marzo

Inauguración: sábado, 11 de febrero de 2017, a partir de las 12 del mediodía.

Comisario: Joan M. Minguet.

GALERIA SICART. Carrer de la Font, 44. 08720 Vilafranca del Penedès (Barcelona)

¿El universo cabe dentro de una caja?

 

Podemos decir que Abdó Martí es una especie de Bartleby de las artes visuales. Cuando en 1980 realiza la exposición “Telas” en la Galería Ciento de Barcelona, alguien podía pensar que, después de eso, no podía venir más que una ascensión (si tal cosa existe) en su trayectoria creativa. Contrariamente, poco después de aquella exposición desaparecerá de la vida pública de las artes. Especifico lo de la “vida pública” porque existen al menos dos tipos de Bartleby: lo que entran en el pozo —¿o en la cima?— de la inacción, de la negación, los creadores que ya no pueden o no quieren hacer nada más, los que se suicidan como artistas; y están otros Bartleby que, por razones varias, deciden cambiar de formatos, de lenguajes, aquellos que desvían su creación hacia otros dispositivos de la cultura, igualmente visual, por lo general.

Abdó formará parte de esta segunda tipología: entrará en dispositivos y formatos nuevos, en el teatro (trabajando con Els Joglars en La torna; con Claca en Mori el Merma...) o en el cine, como director artístico.

En realidad, Abdó Martí forma parte de una tipología secundaria de los Bartleby de las artes visuales que no es en absoluto insólita: aquellos artistas que abandonaron la vida pública, las galerías, la crítica, el mercado, pero que nunca han dejado de crear o de pensar obras, imágenes, visualidades... Él persistió en el trabajo, ya fuese mental, ya fuese material, y volvió a dar fruto ya en 2009, con una exposición en el

Castell de Cornellà titulada “Imatge, espai, memòria”.

Ahora, el Bartleby vuelve para ofrecer el trabajo de los últimos años, pausado, sin la exigencia del sistema. Un trabajo que recupera una vieja manera de presentar su mundo visual: las cajas. El mundo poético de Abdó, su imaginario, ha estado a menudo enmarcado por una tridimensionalidad que se mueve entre la pintura y el objeto. Este diálogo se ha hecho más vivo que nunca en las últimas piezas de su labor callada.

Las cajas contienen un universo visual que nos remite a otro diálogo, entre la representación plana (la fotografía) y los objetos encontrados. Un diálogo arriesgado, que busca las imantaciones o las disonancias, según convenga, entre texturas, formas, geometrías, cromatismos, orígenes, sentidos...

En la obra de Abdó la caja adquiere sentido por medio de la metáfora, sus superficies son ventanas, pero en lugar de estar abiertas al mundo exterior, según el precepto de la pintura retiniana, de la perspectiva, son ventanas de representación que cierran el mundo, el universo, como la cuarta pared del teatro transformada en laboratorio de ideas y de sensaciones. Sus cajas son escenarios dónde tienen lugar encuentros prodigiosos.

Los elementos que configuran este universo cerrado en el escenario reducido de una caja de representación son variados; unos que provienen de la naturaleza (fósiles, elementos vegetales, pieles de animales...) y otros que son culturales (las letras, elementos metálicos, tarjetas de metro y de tren...).  Pero es la combinatoria de todos ellos lo que caracteriza su proyecto, estas asociaciones extrañas, enigmáticas, que plantean los unos con los otros. Esta combinatoria suscita un imaginario en el que el concepto de memoria adquiere una relevancia destacada: la memoria del cosmos, la memoria congelada de los fósiles, la memoria de los objetos que han sido encontrados y de los que no sabemos su historia, su relato particular... En estas obras, el signo visual se acerca como nunca a la ancestral capacidad reveladora del signo visual, de la poesía en sentido absoluto.

Joan M. Minguet

Abdó Martí Bartomeu (Cornellà de Llobregat, 1947). Después de sus estudios de filosofía y de pintura en la Escola d’Arts Aplicades i Oficis Artístics, en los años setenta y ochenta realiza exposiciones en los centros Galería Dalla, Taller de Picasso, Galería Ciento o en el Espai Roca de Sabadell. A partir de los años ochenta trabaja de técnico teatral con las compañías Els Joglars (La torna), Claca (Mori el merma) o La Fura dels Baus (Suz o suz, Tier moon). Y también lo compagina con trabajos de dirección artística decoración, ambentación y efectos especiales en cine: “Un parell d’ous” y “Rateta, rateta” de Francesc Bellmunt; “L’última frontera” y “Babaou” de Manel Cussó; “El somni de Maureen” de Romà Guardiet; “Lola vende ca” de Llorenç Soler, entre otras. Fue director de la Escola Municipal d’Art de Cornellà. En los últimos años se ha dedicado al diseño y montaje de exposiciones. Volvió a mostrar su trabajo visual entre 2009 y 2010 en la Sala del Castell de Cornellà y en el espacio Can Manyé de Alella.